PSICOLOGIA PSICOLOGIA PSICOLOGIA PSICOLOGIA PSICOLOGIA

Nuevos DIPLOMADO HUMANET.CO (psicólogos y estudiantes de psicología o psico-orientadores)

"Análisis de Casos y Aplicaciones de la Clínica en las Instituciones Educativas"... VER MÁS...

"Atención a estudiantes con dificultades Adaptativas" VER MÁS...

PIDA INFORMACIÓN AQUÍ...

"Nuevas y Formas de Violencia Psicológica" VER MÁS...

¿HACIA DÓNDE VA LA PSICOLOGIA?

 

ENCUESTAS HUMANET

Sobre LOS ÁNGELES

Medios de Comunicación y los Cristianos

Mensajes Subliminales negativos

SOBRE LA MASONERÍA ECLESIAL

Nuevos Programas de Salud mediante Modalidad Virtual

 

¿Sicología para Adaptar y Aceptar o Psicología para contribuir a Solucionar los problemas inherentes a la persona?

Jesús Ramón Gómez

Cuando las teorías dejan de emplearse para contribuir eficazmente a la salud mental y se convierten en instrumentos de manipulación, cuando en la sustentación de las tesis psicológicas el ser humano pasa a un segundo lugar y en cambio se pone de relieve la posibilidad de manipularle, cuando se desconocen aportes significativos a las ciencias con el solo argumento de que corresponden al pasado o se sustenta que fueron pronunciados por personas que creían en Dios...

La confusión se ha apropiado de las ciencias humanas y de la salud, como consecuencia de un subjetivismo creciente, consistente en fomentar la diversidad y pluralidad de opiniones desde la concepción relativista que sustenta que la verdad no existe. De esta manera se oponen a la necesidad de consolidar los conocimientos desde la Verdad como referente Universal. En otras palabras, se estimula y retroalimenta el cada uno interprete o ajuste las cosas según su propia conveniencia. Entonces, ¿dónde queda el ejercicio del profesional si este tiene que someterse al vaivén de las tendencias de sus pacientes o de los grupos sociales en los cuales le corresponde actuar?

Debemos distinguir entre la riqueza de aportes diferentes que confluyen en la búsqueda de solución unificada, que es muy valiosa, frente a la dispersión de múltiples concepciones que terminan en incoherencia para procesos terapéuticos y en tratamientos contradictorios, o lo que es más factible, PONEN AL PSICÓLOGO EN LA FUNCIÓN DE PARAMÉDICO, pues bajo visiones fisiologistas, se le leva a creer que lo mejor es el tratamiento farmacológico, exponiendo al paciente ante los múltiples riesgos derivados de medicamentos sacados con la velocidad con la cual crece el DSM.

Bajo este último enfoque, se le llama salud a la enfermedad y se considera enfermedad a lo que podría ser simples diferencias de caracter o cuestiones de segundo orden. Esta disciplina científica tan necesitada por todos, la psicología que tiene en la psiquis un papel tan importante como el del médico frente a lo biológico, aparece ahora en el enfoque arbitrario de algunos, como una de las generadoras de concepciones caóticas y caotizantes, que en lugar de contribuir a aliviar enferman, como sucede igualmente con el sistema general de salud. Pero igualmente, muchos psicólogos empiezan a asumir la función de colaboradores en las labores ideologizantes que hacen lo necesario por cambiar las concepciones fundamentales sobre la familia, los valores y la vida misma.

Precisamente ahí está uno de los "inconvenientes" de la psicología con "P", pues tiene como referentes acertados la lógica y la ley natural, planteando por tanto que cada persona es única y que igualmente tiene la posibilidad de elegir el rumbo de su vida. La psicología con "P" representada en los más serios representantes del pensamiento en la historia, no concibe al ser humano como irremediablemente perdido, condicionado y determinado. Como bien lo afirma el doctor Martín Echavarría, director a la fecha (2013) del departamento de Psicología de la Universitat Abat Oliba CEU,

"Psique es una palabra griega que en nuestra lengua significa alma. Por tanto, el "tratamiento psíquico" ["psicoterapia"] ha de llamarse tratamiento del alma."

¿A QUÉ LE TEMEN?

Es importante indicar que no siempre los detractores de la psicología verdadera han renunciado o renuncian a la psicología con "P" que reivindica el alma. Es por eso que el humanismo, promotor permanente del relativismo moral, continúa hablando del alma pero en una interpretación distorcionada. El mismo psicoanálisis, que combate de manera frontal al cristianismo, tampoco quitó el concepto de alma, pero lo asoció directamente al inconciente.

Unos y otros sienten que la psicología que mantiene viva la definición de que el ser humano es cuerpo, mente y espíritu, les está interpelando permanentemente. Es por eso que como recordara el doctor Echavarría, Edith Stein señalaba:

"Cuando se observa una ceguera tan incomprensible respecto de la realidad del alma, como la que encontramos en la historia de la psicología naturalística del siglo XIX, cabe pensar que la causa de esa ceguera y de la incapacidad de llegar a lo profundo del alma no reside simplemente en determinados principios metafísicos, sino en una inconsciente angustia de encontrarse con Dios."

RESCATAR LA PSICOLOGÍA AL SERVICIO DEL BIENESTAR:

La psicología está llamada a SERVIR AL HOMBRE aportando al mantenimiento del orden psíquico, desde la atención terapeutica y el análisis de las diversas problemáticas asociadas a la personalidad y en general a la mente, tanto en sus implicaciones personales como familiares y sociales. Debe partir de la consideración del conjunto de realidades propias del ser humano como es que tiene cuerpo, mente y espíritu.

Como dijera Rudolf Allers, En rigor, no hay más que un ideal: el sentido de la realidad, la entrega, el servicio. Como, bien mirado, no hay más que una virtud : la humilde voluntad de conformarse con la voluntad divina, y sólo un pecado: la rebeldía contra la voluntad de Dios” .En otras palabras, la psicología que está llamada a brindar procesos terapéuticos individuales o grupales, que tiene por objeto contribuir al crecimiento real de las personas, cuando se ejerce con claros referentes científicos, éticos y sociales, esa psicología, parece abandonar esta tarea amparándose en una serie de teorías modernizantes estructuradas con poca raiz, y sobre todo, puesta al servicio de intereses de grandes pulpos que desde la sombra intentan aprovecharla.

Y es que la Psicología puede, como cualquier otra ciencia, ser utilizada para bien o para mal, como sucede con la física nuclear, cuyo uso puede ser en pro o en contra de la humanidad. Esa realidad debe ser reconocida por los profesionales como una condición indispensable para definir cuál es su opción en esta desafortunada contradicción.

LAS GRANDES DISCUSIONES:

Un punto de partida esencial en la psicología de ayer y hoy es si esta es "ciencia" del alma, de la vida psíquica o de la conducta. Aquí se expresa, no sólo el interés por descubrir las grandes verdades, sino la milenaria lucha entre quienes creen en Dios y los que combaten esta fe.

Cuando las discusiones son sanas y en la busqueda del beneficio común, deben ser bienvenidas, pero cuando se recurre a subterfugios para introducir una idea, es necesario estar alerta. Puede aplicarse así lo que decía Ciserón:

"No te atrevas a decir nada falso, pero tampoco a ocultar la verdad. Que nada de lo que escribas haga sospechar favoritismo o animadversión"

UNA PISTA:

Aunque pocos emplean el nombre con "S" o con "P" pensando en su real significado, hay en ese cambio morfológico una expresión que podría simbóliar gran parte de la intención dirigida a considerar la psicología con ánimo reduccionista, a menor escala y alcance del que siempre ha tenido, pero sobre todo como instrumento de dominación.

Es la propuesta de modernos autores desde el siglo XIX hablaron, como sucedió con Wilhelm Wundt (1832-1920) el fundador de la psicología como ciencia autónoma y separada de la filosofía y de cualquier concepto del alma, lo cual significa en la práctica excluir a quienes creemos en Dios, como si para trabajar en el ámbito de la ciencia se tuviera como premisa ser ateo.

Si los nuevos psicólogos y los estudiantes de esta valiosa profesión, analizan los libros que hablan de la historia de esta rama del saber, encontrarán dos posibilidades: Una, la de los viejos manuales -sobre todo los antiguos- que señalaban el inicio de esta profesión en la historia milenaria, que todavía continúa desarrollándose y que seguirá aportando siempre en contraste con otra, la de las nuevas tendencias mayoritarias, donde la referencia a épocas anteriores a los dos últimos siglos se estigmatiza o se ignora, dejando con ello claro la concepción de quienes los escribieron, que corresponde a sólo conceder importancia a la época moderna mientras hacen lo posible por enterrar los valiosos aportes históricos dados en casi todas las épocas, y las posibilidades de ser aplicados hoy.

"Estudios actuales han mostrado la baja consideración en la Psicología Contemporánea de la realidad espiritual para la explicación de la salud psicológica y de la experiencia humana en general.
Estas evidencias investigativas parecen indicar una marginación de la dimensión espiritual en los ambientes profesionales de la American Psychological Association (APA) y en los psicólogos que trabajan bajo los lineamientos de esta asociación."

Revista Pensamiento Psicológico, Volumen 8, No. 15, 2010, pp. 101-112UNIVERSIDAD JAVERIANA DE CALI

PSICOLOGÍA E HISTORIA: Una relación indispensable:

Eliminar o desconocer la historia estableciendo un punto cero en el siglo XIIX, sin tener en cuenta grandes aportes desde la época de los grandes filósofos griegos, hasta los romanos y posteriormente el inmenso aporte dado por el cristianismo, es quitar a la psicología las posibilidades de servir como debe a la humanidad.

Como ejemplo concreto recordemos una de las grandes y profundas reflexiones de Santo Tomás de Aquino que nos muestran su capacidad para aportar, como efectivamente lo hizo, a la psicología de todos los tiempos.

“...tenéis estos maravillosos diamantes en vuestras cabezas, todos diseñados con las más perfectas formas matemáticas y brillando con una luz celestial pura; con todos presentes allí casi antes de que comencéis a pensar, y sobre todo antes de ver, oír o sentir. Pero no me avergüenzo de decir que encuentro a mi razón alimentada por mis sentidos; que a una gran parte de lo que pienso se lo debo a lo que veo, olfateo, saboreo y toco; y que, en lo que a mi razón concierne, me siento obligado a tratar toda esa realidad como algo real. Para ser breve y con toda humildad, no creo que Dios quiso que el Hombre ejerciera tan sólo esa peculiar, elevada y abstracta clase de intelecto que vosotros sois tan afortunados de poseer. Por el contrario, creo que hay un campo intermedio de hechos que nos son dados por los sentidos para que sean objeto del tratamiento de la razón y que, en ese campo, la razón tiene un derecho a gobernar como el representante de Dios en el Hombre. Es verdad que esto está por debajo de los ángeles; pero está por sobre los animales y de todos los objetos materiales concretos que el Hombre puede hallar a su alrededor. Es verdad que el ser humano también puede ser un objeto, y hasta un objeto deplorable. Pero el ser humano puede hacer lo que el ser humano ha hecho, y si un antiguo y anticuado pagano llamado Aristóteles puede ayudarme a hacerlo, se lo agradeceré con toda humildad.” ( SANTO TOMÁS DE AQUINO)

¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO?

La pregunta surge cuando hoy cuando se sustenta con tanto vigor el cientificismo, los aportes específicos de la psicología parecen no lograr resultados positivos, mientras que los negativos no se hacen esperar.

Grupos de psicólogos movidos por la excelencia vencieron sus convicciones éticas para trabajar al servicio de quienes se empeñan en utilizar sus dotes para manipular grandes conglomerados humanos, o justificar, en otros casos, el avance arrollador de los medicamentos psiquiátricos.

Porque el meollo de esta cuestión es que la sociedad consumista necesita Sicólogos dóciles, que modifiquen sin protestar la visión de la concepción de la persona, de la familia, de las relaciones sociales y de las perspectivas que debemos seguir.

NO ES UNA SIMPLE DISCUSIÓN SOBRE COMO SUENA MEJOR:

Aunque en los últimos años se viene discutiendo sobre la psicología con "P" o sin ella, debo decir que he tomado tales acepciones pensando fundamentalmente en generar debate respecto de los "cambios" profundos a los cuales se ha sometido esta profesión. No obstante, recordando diversas interpretaciones, dejo algunos versos escritos por la Revista Cubana de Psicología en 1.951:

"Eres “p” con “s” como el viento
Que al sonar va cantando su sentido.
Quien te excluye adormece reprimido
Lo que yo exhalto, defiendo y siento.

Cese ya la sectaria alevosía.
Quédate “p” labrando este destino.
No hay destierro posible en el camino.

Quien dudó súmese hoy a nuestro sino.
Vengan ya. “Hoy es siempre todavía”
para escribir con “p” Psicología."

_______________________________

SERIE DE VIDEOS SOBRE PSICOLOGIA

 

TEMAS DE INTERES

| | | CONTACTENOS | ©2008 Humanet/ FUNDACION AMOR A LA VIDA